“La grandeza de una persona no se mide por la riqueza o el poder que tiene,

sino por la manera en que trata a los animales”

(El Detective Bobedilla)

 

La labor de un docente no se debe limitar única y exclusivamente a enseñar matemáticas, lengua, ciencias naturales,…., es también obligación suya educar en valores.

Uno de los valores que parecen hoy en día desarraigados de nuestra sociedad es el respeto por la naturaleza y el mundo animal, por tal motivo el Detective Bobedilla quiere poner su granito de arena para empezar a cambiar esta situación.

Primero quiere dar ejemplo ayudando a los animales abandonados de la calle. Por ello cuando era pequeño recogió a

 

 

 

una perrita  (Fluky) y un gatito cojo  (House) que estaban vagabundeando por la calle, y que más tarde, como ya sabréis, se convirtieron en sus ayudantes de investigación en los múltiples casos en los que se veía envuelto.

Por otro lado quiere dar a conocer al mundo entero la diferencia que hay entre una protectora y una perrera, para que si alguien, algún día, se encuentra con un animal abandonado y no sepa cómo actuar, tenga conocimiento de alguna de las posibles opciones que hay:

 

Cada día mueren muchos animales en las perreras de toda España injusta y cruelmente: ¡Basta ya!

 

No podemos cerrar los ojos y permitir que esto siga ocurriendo. La realidad es muy dura, pero no mirarla de frente nos hace cómplices de ella. En el siguiente enlace, podemos comprobar qué es lo que hacen algunas perreras españolas con el dinero de nuestros impuestos: http://www.perrerasdenunciadas.es.tl/

 

¿No sería mejor invertir ese dinero en subvencionar más protectoras y acabar así con esta tortura?

 

Algunas personas todavía se preguntan qué diferencia hay entre una perrera y una protectora, aquí os las mostramos:

 

EN UNA PERRERA:

- Se captura al animal que molesta en la calle.

- Se almacena ese animal en una jaula pequeña, sucia, fría y con el suelo constantemente mojado donde tendrá que vivir y dormir.

- Se le alimenta con despojos, pienso de baja calidad e insuficiente para no gastar demasiado.

- Se maneja al animal como si fuera un saco de patatas. El resultado de esto es un animal maltratado, aterrorizado, que jamás saldrá de su jaula ni para ser limpiado ni desinfectado, nunca recibirá una palabra amable o cuidado apropiado.

- El animal es mantenido con vida entre 10 y 15 días, y ese tiempo lo pasará aterrorizado porque huele la muerte.

- No reciben ninguna asistencia veterinaria, aunque el animal llegue enfermo o accidentado; es un auténtico derroche económico gastar en medicamentos si el destino del animal a los 15 días es ser ...

- ... SACRIFICADO.

 

EN UNA PROTECTORA:

- Se rescata al animal abandonado.

- Se le da alojamiento en un chenil limpio, con temperatura adecuada, con juguetes, cama y mantas donde dormir.

- Se le alimenta con pienso de alta calidad especializado y suficiente, según especie, tamaño, edad y estado de salud.

- Se le trata como a un ser vivo y sensible, tratado con cariño, afecto y respeto, que sale a diario de su chenil mientras éste se limpia, para dar un paseo, estar en el patio de recreo y jugar con otros compañeros.

- El animal es mantenido con vida, sin límite de tiempo, hasta que aparezca la familia adecuada, y se le procura, mientras tanto, una estancia feliz.

- Recibe total asistencia veterinaria: se le desparasita, vacuna, esteriliza, atiende y medica si está enfermo o accidentado, ya que el destino del animal es ser ...

- ... ADOPTADO”.

 

Copiado de: http://www.protectoravillena.com/noticia.asp?idnoticia=110058

 

Perreras no, ¡Protectoras sí!